baner-logo-ns
COPA SANTA FE: Este viernes inicia la Copa Santa Fe 2017 con la participación de mas de 80 equipos, la mas grande en Navojoa......BOX: El duelo entre el cinco veces campeon mundial Miguel Angel Cotto y James Kirkland fue cancelado....Nacho Beristain será el entrenador de Julio Cesar Chavez Jr previo a su combate con Saul "Canelo" Alvarez......FUTBOL: César Luis Menotti platico con Chivas ¿Asesor Deportivo o Técnico?
ns-radio-500

Arturo de la Mora

BEISBOL PEQUEÑO

 


ARTURO DE LA MORA

BEISBOL PEQUEÑO

(www.navojoasports.com) 17 Agosto 2013
Por. Arturo de la Mora Yocupicio

 arturo mora¿Qué es Béisbol Pequeño?, es “HACER BIEN LO QUE DEBE SABER HACER Y CUANDO SE REQUIERE”, ¿cómo es esto?, en otras palabras, béisbol pequeño se juega utilizando los fundamentos. Si se ocupa sacar out a un bateador el pitcher debe lanzar strikes, de otra manera las cosas se dificultan. Papá y mamá también juegan béisbol pequeño: ¿Cómo?, usted también forma parte del equipo y debe apoyar la causa. Le doy un ejemplo: debe preparar un buen desayuno para el beisbolista, comprar bebidas rehidratantes, etc., en general, cumplir con “lo que le toca”, además de la más importante: echar porras a su niño en el terreno de juego. Para jugar béisbol pequeño es importante manejar el miedo.

¿A que le tenemos miedo en el béisbol?: A cometer errores, tomar decisiones, equipo contrario, algún bateador, a la  pelota, ampayer, lesiones, público, compañero, etc. La lista es larga y variada. El mayor miedo de los niños (y de adultos también) en el béisbol es a la pelota tan dura. No he visto otro deporte donde la pelota sea tan dura y haya que enfrentarla o contactarla para estar en juego. El temor expresado por mucha gente hacia el béisbol radica en la dureza de la bola.

Gente con mucha experiencia en el béisbol me compartió que el miedo iba a estar conmigo siempre.  “No importando tu edad, irá contigo. Aún los viejos tenemos miedo, ¿qué puedes esperar de un jugador de poca experiencia?”, fue el sabio consejo.

Cercano el año 2000 tuve la oportunidad de escuchar una conferencia que ofrecía el reconocido alpinista mexicano Carlos Carsolio, quien logró conquistar el Monte Everest, la montaña más alta del mundo (8848 mts). Entre las cosas que mejor grabadas quedaron en mi memoria fueron: a) hay dos tipos de miedo: el que nunca se te va a quitar y el otro, el que tú mismo te infundes (miedo “malo”)  y, b) el día que un alpinista sube a una montaña diciendo que no tiene miedo, ese día se mata.  Ambos conocimientos los he tomado en cuenta practicando el béisbol. Antes pensaba que NO tener miedo era bueno (como jugador de béisbol). Considerando lo citado por Carsolio creo que vale la pena tenerlo como un “incómodo” acompañante pero sabiendo llevarla bien con ese sentimiento.

¿Recuerda las actuaciones del novato sinaloense David Reyes con los Yaquis de Obregón en la temporada pasada?, mostraba una serenidad total en cada uno de sus lanzamientos.  Su rostro no denotaba presión alguna. Parecía que estaba jugando una “cascarita” en su barrio.  Impresionante el temple ante reconocidos bateadores. Al menos en hechos, este pitcher nos muestra que maneja de excelente manera el miedo “malo”. Estoy seguro que usted conoce a muchos jugadores que destacan en juegos de temporada regular y se apagan al llegar a los play off. Otros, por lo contrario, se subliman ante tales situaciones. Es en estos momentos donde se ocupa manejar el miedo “malo”.

Les  comparto que hace años tuve un compañero que jugaba de “maravilla” su posición en el infield. Unas manos privilegiadas como se dice en el béisbol.  Su fildeo, una verdadera poesía. Comenzó a entrar en una racha de errores de la cual salió gracias a que lo dejaron en la banca. Nada más faltaba que llorara cuando la pelota nuevamente salía hacia él. El miedo lo había hecho presa. No podía creerlo cuando el manejador gritaba mi apellido indicándome que cubriera la posición que él había dejado. Un real honor cubrir ese terreno el cual jamás imaginé cubrir “ni por urgencia”, refiriéndome a la reconocida trayectoria de este jugador, sobre todo en lo defensivo. El miedo entra por la falta de confianza y creo que eso había sucedido con él.

El miedo es un sentimiento tan natural como el amor, odio, afecto, confianza, etc. Es algo que no nos podremos quitar de nuestro ser. Es importante identificarlo, aceptarlo y manejarlo. En el tiempo que he practicado este deporte he concluido algo muy interesante: “El miedo es semejante a un cuchillo filoso: no te hará daño si lo sabes usar. Por sí solo no causa problemas”.

¿Cuáles pueden ser las causas del miedo?:

Falta de preparación. La buena condición física no garantiza que se controle el miedo. Un beisbolista bien preparado en lo físico puede seguir cometiendo errores mentales provocados por el temor.
Experiencias anteriores. Es comprensible que lo que nos ha sucedido nos predisponga a fallar. Aproveche lo negativo sacando lo positivo.  Si su niño se deshidrató jugando béisbol enfoque esta experiencia asesorándose con especialistas para lograr una mejor hidratación y vuelva a enfrentar la situación.
Imaginación. Todavía no sucede lo peor pero ya lo damos como un hecho. Esta es la causa de miedo más fuerte que he experimentado. “No podré hacerlo”, “Y si me pasa esto”, son exclamaciones muy comunes.
Lo que otras personas dicen. Hacer caso a todo lo que oye no es recomendable. Es común dejarse llevar por lo que otros dicen. Quizá nada sea totalmente cierto pero inconscientemente el miedo se empieza a sentir. No crea todo lo que oiga; espérese a comprobarlo.

Recomendaciones para el manejo del miedo en su niño:

No reprenda a su niño si observa que tiene miedo. Debe comprender que es algo “natural”. El miedo no se quita en “automático”. Algunos padres les marcan a sus hijos que no tengan miedo como si esto se tratara de un acto de magia.  Busque entenderlo antes que reprenderlo.
No equivalga la experiencia de un novato con la de otros. Es un error común desesperarse con los muchachos jóvenes pensando que ellos ya tienen experiencia en el manejo del miedo. Recuerde cuando usted comenzaba en este negocio; sea empático.
Enséñelo a jugar con miedo. Si temes cuando bateas, eso mismo no te permite concentrarte. Lo más seguro es que abaniques cualquier lanzamiento que te ofrezcan. La adrenalina es una “droga” natural de nuestro cuerpo, la cual actúa en momentos de presión. Hace palpitar más fuerte tu corazón, sudas en exceso, se te “cierra el mundo”. Es por ello lo importante de aprender a jugar con miedo. La mejor forma en que he aprendido a manejar el miedo es “aceptarlo y aprender a jugar con él”.
 

Conclusiones:

Tener miedo no es malo, acéptelo.
Para todo miedo hay remedio
El peor miedo es el que uno mismo se infunde
 

Frase:  “El miedo es buen compañero pero mal consejero”, Arturo de la Mora (2013)