baner-logo-ns
COPA SANTA FE: Este viernes inicia la Copa Santa Fe 2017 con la participación de mas de 80 equipos, la mas grande en Navojoa......BOX: El duelo entre el cinco veces campeon mundial Miguel Angel Cotto y James Kirkland fue cancelado....Nacho Beristain será el entrenador de Julio Cesar Chavez Jr previo a su combate con Saul "Canelo" Alvarez......FUTBOL: César Luis Menotti platico con Chivas ¿Asesor Deportivo o Técnico?
ns-radio-500

Arturo de la Mora

DE LO QUE NO ESTAMOS HABLANDO

(www.navojoasports.com) 11 Abril 2015
Por: Arturo De la Mora Yocupicio
Hace quince días comenté el tema “De lo que nadie habla”. Siguiendo con ese estilo de títulos, ahora comparto “De lo que no estamos hablando”. Me refiero a que los prospectos en el béisbol están siendo probados a más corta edad. Hace poco tiempo los 18 años eran una edad estándar para “probar suerte” como se dice en el argot beisbolero; ahora, algunos peloteros están terminando la secundaria y deciden irse.

Esto no es algo novedoso pues ya se practicaba pero no con esta frecuencia. Mi propósito no es marcar una postura (a favor o en contra) sobre este tema sino invitarle a usted como padre a prepararse ya que las invitaciones están llegando más temprano. Lo que nos interesa compartir es que analice la forma en que usted se está preparando para recibir esas invitaciones y considerar que su hijo también debe estar listo para irse más temprano de casa.

Finalizaba el año 2011 cuando hice equipo con un joven talentoso que sobresalía fácilmente. Habíamos terminado el partido. Su padre se acercó discretamente a un servidor para pedirme una opinión. Su hijo estaba siendo checado por un scout de un equipo de Ligas Mayores. Ya existía una invitación formal para irse a probar. 

Su postura era que su retoño concluyera la preparatoria pues no lo dejaría ir sin tener ese requisito. Me preguntaba cuál era mi opinión al respecto. Sólo le contesté con tres preguntas: 1. ¿Quiere probarse tu hijo?; 2. ¿Le darás permiso? y 3. ¿Es buen estudiante?

A las tres interrogantes contestó positivamente y le dije: “Tienes una buena combinación para enfrentar esta situación: él quiere, tú quieres y es bueno para la escuela. Si regresa pronto, podrá iniciar una carrera universitaria; que no se quede con las ganas, creo que debería probar” fue mi recomendación. En corto tiempo ya estaba de regreso en casa y estudiando, además becado por una universidad. 

Recuerdo que era el verano de 2013 y me entero que las invitaciones a los peloteros para irse a probar llegan a edades más tempranas, lógicamente con la autorización de sus padres. Admito que esta “transición” me tomó por sorpresa ya que no hacía mucho tiempo los prospectos esperaban a terminar su preparatoria, como el caso que cito.

Como sabemos, el béisbol ha cambiado bastantes cosas (repetición instantánea, bloqueos en home, doble revire, anabólicos, clásico mundial, etc.) y una de esas modificaciones es la edad en la que el pelotero es probado para comenzar su etapa profesional. Si hablamos escolarmente, se está esperando a que terminen la secundaria para emprender el vuelo. ¿Se imagina si en un futuro los peloteros deben terminar la primaria para irse a probar suerte?, sólo el tiempo dirá.

Pero, ¿por qué irse a probar tan joven?, ¿a qué se debe esto? He platicado de este tema al menos con diez personas a las que considero conocedoras del béisbol de paga; sólo dos me han dado respuestas concretas y quizá no sean las correctas como uno de ellos lo aclara. Sus declaraciones han sido: “Estados Unidos los pide así”, refiriéndose a los equipos de Grandes Ligas.

¿Y qué es “de lo que no estamos hablando”?  Pues que quizá como padres no estemos preparados para enfrentar una situación de este tipo. Recuerde, la puerta la están tocando más temprano. Si ya está preparado, excelente; si se está preparando, le felicito pero si no ha contemplado que alguien haga una atractiva oferta para su hijo creo que está “a buen tiempo” de hacerlo. Más vale estar preparado y no ser invitado y no “al revés”.

Todo esto acelera el proceso de formación de su hijo (considere sólo la madurez emocional), lo cual es responsabilidad suya como padre ya que el pelotero tendrá que salir más temprano del nido familiar y eso ya representa un buen reto. Le garantizo que esta decisión será más difícil para usted como padre que para su retoño. No olvide que la ilusión siempre existirá y no sería sano “cortar las alas”.

Esta columna busca compartir con sus lectores un mensaje formativo con enfoque reflexivo. El mensaje y reflexión es para los que aún no se preparan.

Y usted, ¿ya está preparado?