baner-logo-ns
JUEGOS LUNES 17 ABRIL EN CAMPEONATO NACIONAL DE BEISBOL 9U......GRUPO "A": Chevo 8am Villahermosa Vs Ahome....Santini 3:30pm Liga Centauros Vs Liga Sonora y a las 6:30pm en el Chevo Navojoa Vs Tijuana......GRUPO "B": Santini 8am Talentos Vs Linces....Santini 11:00am Liga Kino Vs Liga Mazatlan y a las 6:30 en el Santini Liga Humaya Vs Tomas Oroz Gaytan......GRUPO "C": 11:00am en el Chevo Liga Unison Vs Liga Muralla....Chevo 3:30pm La Salle Vs Culiacan Recursos y a las 3:30 en el trébol Liga Olmeca Vs Naranjo
ns-radio-500

LOS SUEÑOS BEISBOLEROS

(www.navojoasports.com) 8 Agosto 2015
Por: Arturo de la Mora Yocupicio
Cualquier ser humano ha soñado con situaciones que desea lograr. La mayoría de nuestras ilusiones se generan en la infancia. Si usted comparte sus aspiraciones con otra persona quizá le parezcan ridículas o fáciles de cumplir, es decir, los sueños en parte dependen de la capacidad de cada individuo pero lo que no se puede comparar es la ilusión que provocan pues es totalmente diferente en cada caso. 

Le invito a recordar cuando Santa Claus le trajo su primer guante de béisbol, ¿ya hizo memoria?, ¿qué sintió?

Comparto que uno de mis sueños beisboleros era conocer a Fernando Valenzuela después de verlo “por la tele” lanzar con los Dodgers. 

Quienes vivimos la Fernandomanía no teníamos otro tema más importante que investigar cuándo lanzaba “El Toro” de nuevo.  Aunque no te gustara pitchear de niño idolatrabas a este personaje aunque lanzaras con la mano derecha. Deseabas tener una camiseta de mangas azules que portara el emblemático número 34 y con el largo apellido de moda. Todos queríamos ser Fernando. Tu inocencia no te hacía entender lo que pasaba, sólo deseabas ser un día como él.

Recuerdo que Valenzuela lanzaba un domingo por la tarde en Navojoa. El estadio estaba completamente lleno. Tuvimos que llegar horas antes a buscar nuestros lugares. Lanzó un gran partido como era su costumbre y la ovación al abandonar la loma fue impresionante. 

Fernando agradeció la ovación quitándose la gorra en trayecto al dugout pues ver al público de pie era sumamente comprometedor. 

 Pero haber visto eso no me llenaba del todo; quería verlo aún más cerca. Al terminar el partido firmó autógrafos pero era complicado acercarse pues los cientos de personas que lo buscaban te impedían hacerlo.

Mi pequeño tamaño me facilitó filtrarme entre el público y poder observar a Fernando a unos metros fue algo increíble. La malla ciclónica detuvo la oportunidad de acercarme más. No puedo describir mi asombro al mirarlo. No obtuve su autógrafo pero me bastó verlo de cerca y que me saludara. Era la figura del momento. Todo esto era parte de un sueño que tuve la oportunidad de cumplir y recordar por el resto de mis días. Tomarle foto era algo difícil pues las cámaras fotográficas no eran artículos comunes en esa época.

Creo que mi papá observaba mis deseos de conocer a Fernando e hizo realidad ese sueño al llevarme al estadio y ayudarme a estar cerca de ese personaje. Sólo quedan los recuerdos que alimentan aquello que no volverá. En los años que tengo siguiendo el béisbol no he visto una figura que lleve tanta gente a los estadios. Ver los estadios llenos era lo que más me impresionó de es época. Factores, motivos o circunstancias para su éxito hubo muchos pero su “estrella” era innegable. 

Estoy seguro que usted aún no conoce todos los sueños de sus hijos. 

Regularmente los niños que juegan béisbol asocian sus ilusiones con tomarse una foto con su jugador preferido, guardar un autógrafo o conocer algún lugar. También le garantizo que usted como adulto aún guarda un sueño beisbolero.

Le invito que investigue cuáles son los sueños béisboleros de su hijo. Quizá algunos ya se han cumplido pero otros seguramente no han llegado. Si están distantes, vale la pena hacer un esfuerzo por lograrlos pues aunque sean décadas en la espera el beneficio que se recibe no tiene espacio en tu ser. A cualquier edad se pueden cumplir sueños ¿no cree? Al lograr un sueño se vive una tranquilidad. La satisfacción es enorme y los recuerdos no tienen precio. La ilusión es lo que alimenta el sueño pues al cumplirse uno buscaremos otro. Lo más emocionante cuando estás por cumplir uno es que vuelves a ser niño y eso no tiene comparación.

Y usted, ¿ya sabe cuáles son sus sueños beisboleros?