baner-logo-ns
COPA SANTA FE: Este viernes inicia la Copa Santa Fe 2017 con la participación de mas de 80 equipos, la mas grande en Navojoa......BOX: El duelo entre el cinco veces campeon mundial Miguel Angel Cotto y James Kirkland fue cancelado....Nacho Beristain será el entrenador de Julio Cesar Chavez Jr previo a su combate con Saul "Canelo" Alvarez......FUTBOL: César Luis Menotti platico con Chivas ¿Asesor Deportivo o Técnico?
ns-radio-500

LAS REGLAS QUE POCOS EXPLICAN

(www.navojoasports.com) 24 Agosto 2015
Por: Arturo de la Mora Yocupicio
Muchas personas piensan que los ampayers sólo juegan marcando strikes, outs o expulsando jugadores. Hay quienes tienen estilos particulares que los distinguen en cualquier terreno que pisan. Son personajes que ayudan en la formación de los peloteros.

Eran mis primeros partidos en un campeonato estatal de softbol. Jugaba segunda base y me tocó recibir el tiro para poner fuera al corredor que intentaba el robo. Alguien me había advertido: “Ten cuidado, aquí se juega duro, no te atravieses en la base porque te llevan. Aquí nadie tiene consideraciones”. Bajé el guante para tocar al corredor y la jugada fue muy apretada, tanto que no sientes la seguridad de que vayan a marcarla a tu favor; sólo el ampayer tenía la decisión. Marcó out y presentí que la discusión vendría.

El ampayer no quiso escuchar el reclamo del corredor y se alejó hacia el jardín central. No tardó en llegar el manejador a discutir. Era inevitable pues lo ajustado del partido no era para menos. Con todo mi asombro escuché una lluvia de majaderías e improperios que le dijeron al ampayer por algunos segundos. Mi corta edad no me permitía aceptar una situación que en otro escenario hubiera provocado una expulsión inmediata.

La discusión continuaba y yo esperaba que expulsaran al protestante. El ampayer escuchó con mucha tranquilidad aquel desahogo hasta que llegó el momento de preguntar: “¿Ya terminaste?” Con una postura de total indiferencia el juez dejó en el aire la pregunta y en pocos segundos la discusión terminó. “Yo lo miré out y así quedará. Si me equivoqué te prometo que no volverá a pasar”, finalizó.

Me costaba aceptar que alguien insultara de esa manera a un ampayer que ejercía etiqueta de profesional en ese momento y estaba apoyando el torneo por tener periodo vacacional. Su fama era de poca tolerancia a las discusiones pero la escena que pude mirar no concordaba con lo que habían dicho: “No discutas nada con él; te sacará de juego a la primera. No pierdas el tiempo”.

Al regresar a la entrada siguiente no me quedé con la duda de preguntarle por qué no lo había expulsado. “Fueron bastantes sus insultos hacia ti, ¿por qué permitiste tanto?, cuestioné.

“Mira muchacho, ¿te fijaste cómo fueron sus ademanes al reclamar?, con una mano que hubiera levantado se hubiera ido. Admito que hubo palabras agresivas pero sin mover su brazos. ¿Te fijaste hacia dónde se dirigían sus palabras?, apuntaban hacia el horizonte de jardín central y hubiera bastado que alguien de las gradas las escuchara para sacarlo del juego. ¿Te fijaste cuántos le acompañaron a reclamar?, con una persona que hubiera venido con él lo hubiera expulsado”.

Al continuar la plática insistí en saber por qué se había mostrado tan flexible pues yo había escuchado todo lo contrario. Su enseñanza más valiosa fue lo siguiente: “Hasta para reclamar debes tener formas. Un buen ampayer no es el que más gente expulsa del juego. Nuestro trabajo es mantener el ritmo y orden del partido. No queremos cometer errores para evitar esto que acabas de ver.

Un buen ampayer tolerará discusiones siempre que no lo exhibas ante los aficionados, aceptará su error (si lo cometió) y hará un compromiso contigo para dejarte contento. Desgraciadamente la mayoría reclama haciendo todo lo contrario y es cuando vienen los problemas”. Lo penado en el béisbol no es reclamar sino cómo lo haces.

Existen momentos donde los buenos ampayers aportan su granito de arena en la formación de los peloteros jóvenes. Algunos enseñarán cosas muy valiosas a su hijo sobre el terreno. Agradezca esos gestos pues de verdad serán valiosos en el futuro del pelotero.

Y usted, ¿cuáles formas fomenta en su hijo al reclamar algo?