baner-logo-ns
COPA SANTA FE: Este viernes inicia la Copa Santa Fe 2017 con la participación de mas de 80 equipos, la mas grande en Navojoa......BOX: El duelo entre el cinco veces campeon mundial Miguel Angel Cotto y James Kirkland fue cancelado....Nacho Beristain será el entrenador de Julio Cesar Chavez Jr previo a su combate con Saul "Canelo" Alvarez......FUTBOL: César Luis Menotti platico con Chivas ¿Asesor Deportivo o Técnico?
ns-radio-500

Jesus Álvarez Iceido

LAS LIGAS INFANTILES COMO CENTRO DE FORMACION DE PELOTEROS

(www.navojoasports.com) 10 Julio 2015
Por: Jesús Álvarez Iceido  Twitter: @ICEIDO  
Hace algunos días me refería a las ligas amateur como parte del desarrollo de los peloteros que llegan a la pelota profesional. Ver los rosters de los equipos llenos de jugadores, de Sinaloa y Sonora es un gusto que saboreamos quienes vivimos en esta prolífica región, rica en jugadores de extraordinario nivel, así podemos ver que no solo surte a la pelota regional y el mercado nacional, sino que han salido ya varios ejemplares dignos de verse en las ligas mayores, el último ejemplo: Roberto Osuna con los Blue Jays de Toronto.

En el fondo y como la base principal de la formación de esas estrellas que aplaudimos en los diamantes profesionales, están las ligas infantiles que cumplen con la formación de los niños, que moldean su carácter y pulen sus fortalezas para sacar lo mejor de ellos, poniéndolos en tesitura de pensar si quieren llegar a la pelota de paga o bien inclinarse a los estudios, como hemos visto en infinidad de casos cada año, lo cual no es malo si recordamos que esos profesionales académicos siguen siendo jugadores caseros de buen nivel, muchos con capacidad de jugar profesional.

En Sinaloa hay ligas infantiles de gran tradición, en Culiacán: Liga Culiacán Recursos, Humaya y Culiacán AC, en Los Mochis la Liga Ahome y Teodoro Higuera y en Sonora la Liga Municipal de Navojoa, Liga Tomas Oroz en Obregón, Liga Hermanos Ibarra en Huatabampo por citar algunas, son la base para que los niños de apenas unos cuantos años –algunos con pañales aún- empiecen a jugar pelota, a desarrollar sus aptitudes, pequeños que juegan como mínimo 10 años en dichas ligas para luego dar el salto a la pelota amateur de primera fuerza.

Es imprescindible darle el crédito a los papas que costean el desarrollo de sus hijos, que se asolean junto con ellos en cada entrenamiento, que ‘botean’ en cada oportunidad para poder juntar el costo de los viajes cuando les toca representar al municipio en eventos regionales, nacionales o internacionales. Es –por otra parte- lamentable que en México, con el nivel de juego que se tiene, la cantidad de ligas y el número de peloteros que existen, no se tenga un fideicomiso por parte de las autoridades federales.

Precisamente es ahí donde, se nota cada vez más la ausencia de una federación de béisbol que vea como respaldar a cada liga infantil y el desarrollo de esos jugadores, por lo contrario, cada vez vemos mayor desdeño por parte de quien se dice el líder del deporte en cuestión, es lastimoso ver como los niños no son respaldados por las autoridades y que, cuando van al despacho del alcalde de su municipio, los medio atienden y los medio apoyan, lo cual no se vale, especialmente porque sabemos que en la política están quienes solo ven por su bolsillo y nada más.

 Leer que las ligas profesionales se autoproclamen como los formadores de los jugadores es realmente para dar risa, el formador de los jugadores que llegan a la pelota profesional es el coach de liga infantil y sus papas que pagan por dicha instrucción. Mandar un scout a valorar las condiciones de un jovencito no es formación, es solo eso: valoración. Lo que si hacen las ligas profesionales es foguear a los jóvenes que firman y en muchos casos lo hacen bien, lo cual es aplaudible, aunque hay muchos casos documentados de malas prácticas, como mandarlos a las mal llamadas ligas de desarrollo y desentenderse de ellos, dejarlos en ocasiones hasta sin comer, lo cual me consta.

LA REGLA DEL DIA
En uno de los juegos de ligas mayores me tocó ver una situación curiosa que se repitió con dos jugadores y de manera consecutiva. El Bateador A sacó una raya por la primera colchoneta, la bola apenas se ve por encima de una orilla de la almohadilla, el umpire la decretó fair ball, enseguida el Bateador B bateó exactamente por donde mismo con la misma marcación del juez. De acuerdo a las reglas, la 2.25 en específico, la decisión de éste tipo de jugadas compete exclusivamente al criterio del umpire. El manager del equipo a la defensiva discutió la marcación, pero el resultado de la jugada se mantuvo.